Radiofrecuencia

¿En qué consiste?

Los tratamientos de radiofrecuencia consisten en la aplicación sobre la piel de ondas de tipo electromagnético con una alta frecuencia. De esta manera se provoca el calentamiento controlado de algunas capas de la dermis.

Suele recomendarse como tratamiento de medicina estética que combate la flacidez o la celulitis a través de las diferentes capas de la piel.

Se trata de un procedimiento indoloro y que suele durar entre 25 y 30 minutos, aunque cuando se aplica en determinadas zonas del cuerpo puede llegar hasta la hora de duración. El número de sesiones recomendadas para tratamientos corporales es de entre 6 y 10.

Qué objetivos tiene la radiofrecuencia

 

· Formación de colágeno. Se pretende una reestructuración gradual del nuevo colágeno producido.

· Aumentar la circulación de la sangre. A través de la radiofrecuencia se aumenta la circulación de la sangre en las zonas tratadas.

· Drenaje linfático. Se consiguen eliminar líquidos y toxina que causan la acumulación de celulitis.

· Migración de las células de la dermis que provocan la secreción de elastina y colágeno, lo que médicamente se denominan fibroplastos.

Efectos de la radiofrecuencia

La radiofrecuencia tiene un efecto inmediato ligado a la retracción del colágeno. Tras varias sesiones, además, se formarán nuevas fibras que sustituirán a las envejecidas y se proporcionará más elasticidad y luminosidad a la piel. Así, uno de los efectos más visibles es la disminución de la flacidez en las zonas corporales tratadas.

“Son muy profesionales, fui para hacerme un tratamiento de Botox y todo fue genial. Las chicas que te atienden son muy amables y te sientes como en casa. “
Lucia Martínez
“La clínica esta muy cerca de casa y me viene genial para hacerme mis cuidados. La última vez me acerqué a realizarme un tratamiento de Botox y acabé muy satisfecha.”
Amelia Benitez